Nacional

ANTE REGISTRO DEL PES
Peligra Estado laico en el país

Pese a tener el respaldo de 15 Iglesias evangélicas recibió el registro del TEPJF

Pese a tener el respaldo de por lo menos 15 iglesias evangélicas, el Partido Encuentro Solidario (PES) logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) avalara su registro como partido político, por lo que ya podrá contender en los comicios del año próximo con un electorado compuesto principalmente por votantes evangélicos de clase media.

El antropólogo de las religiones Elio Masferrer Kan, especialista en la tendencia del voto evangélico, señala:

“Alrededor de 18% de la población mexicana es evangélica. Estamos hablando de unos 22 millones de personas. Y de éstas, 15 millones son electores. La mayoría de ellos, a través de Morena, votó por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de 2018, sobre todo los evangélicos de las clases populares.

“En cambio, los votantes del PES son evangélicos de clase media, aglutinados en las Iglesias evangélicas neopentecostales, basadas en la llamada teología de la prosperidad, cuya idea es: ‘Mientras más dinero aporto a mi Iglesia, más voy a prosperar económicamente’. Utilizan mucho el marketing.”

Es ésta —recalca el especialista— la “base electoral” de Hugo Eric Flores Cervantes, el líder evangélico del PES al que acaban de avalarle su registro.

Masferrer hace el siguiente cálculo:

“Actualmente, el PES tiene un pequeño porcentaje de voto cautivo, que representará alrededor de 1.5% del padrón electoral. A partir de esa base tratará de conseguir más votantes y competir en las elecciones de 2021, en las cuales deberá contender por sí solo, como lo marca la ley, y ya sin alianza con Morena, como lo hizo en las elecciones de 2018.”

—¿Logrará ganarse a los votantes evangélicos de Morena?

—No lo creo. Es mucho más probable que se gane a los evangélicos que todavía votan por el PRI, un partido que hace 20 años acaparaba 65% del voto evangélico.

El actual PES es la nueva versión del Partido Encuentro Social, fundado por el mismo Flores Cervantes, quien ha tejido alianzas electorales con distintos partidos políticos, la última de ellas con el partido de López Obrador.

Sin embargo, pese a la victoria del tabasqueño en las elecciones presidenciales de 2018, Encuentro Social perdió su registro como partido en esos comicios, pues no consiguió el mínimo requerido de 3% de la votación.

Y hoy vuelve a obtener su registro, casi con el mismo nombre que tenía antes el partido; sólo sustituyó la palabra “social” por la de “solidario”. Quedó con las mismas siglas y, principalmente, con la misma postura ideológica de corte eclesiástico.

El PES de antes y ahora, en sus posturas legislativas, está contra la despenalización del aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo, la prohibición de las terapias de conversión, los derechos sexuales y reproductivos, la legalización de las drogas. Es en cambio defensor acérrimo de la “familia natural” y del papel tradicional de la mujer.

El pasado 4 de septiembre, los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobaron el registro del PES con una muy cerrada votación; seis votos a favor y cinco en contra. Entre estos últimos estuvo el voto del consejero presidente, Lorenzo Córdova, quien basó su negativa en el hecho de que se detectó a 15 pastores evangélicos participando en asambleas del PES.

“El Estado laico está bajo acecho y, por tanto, la intervención de ministros de culto, sin importar su número, debía haber sido causal para negar el registro”, protestó Córdova en esa sesión.

Lo avalan

Y el consejero Ciro Murayama, también opuesto al registro, dio incluso los nombres de las 15 Iglesias metidas en el PES: Centros Cristianos Nueva Vida en la República Mexicana, las Iglesias Locales en México, Iglesia Evangélica Pentecostés Universal de Jesucristo, Iglesia de Cristo Ministerios Tierra Fértil, Centros Cristianos de Cristianos en Acción, Unión de Iglesias Presbiterianas Príncipe de Paz, Iglesia del Pueblo de Dios, Concilio Nacional de las Asambleas de Dios, Presbiterio Nacional en Nuevo León, Iglesia del Nazareno en México, Fundación de las Iglesias Evangélicas, Alcanzando al Mexicano Marginado, Institución Evangélica Ministerio Vino y Aceite, Concilio Nacional de las Asambleas de Dios y, por último, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mejor conocida como la Iglesia mormona.

Apoyado en su campaña por el evangélico Hugo Eric Flores, López Obrador, ya en la Presidencia, tiene un estrecho acercamiento con las Iglesias aglutinadas en la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), lideradas por su amigo el pastor Arturo Farela. 

Ahora, con el registro del PES y la división al interior de Morena, está por verse qué papel juegan en las elecciones de 2021 estos dos actores políticos, apoyados desde la Presidencia de la República.

Comenta Masferrer:

“No olvidemos que López Obrador ya usó electoralmente al anterior PES para ganar la Presidencia. Pero ahora, repito, el partido tendrá que competir solo y aumentar su clientela electoral evangélica para lograr mantener su registro.”

—¿Ve probable una alianza entre Hugo Eric y el pastor Farela para lograr este propósito?

—La veo imposible, pues la feligresía de Farela pertenece a una corriente popular más afín a Morena. Dentro del electorado evangélico, cada uno encabeza corrientes distintas, incluso yo diría que hasta confrontadas.

Mostrar más

Más notas

Back to top button