Editoriales

Índice – Por Eduardo J. De La Peña

Si el acuerdo impulsado desde la Secretaría de Gobernación para resolver el conflicto por el agua en Chihuahua era corto o insuficiente, al menos era un avance que hablaba de la intención de construir puentes de entendimiento, pero en la mañanera de este viernes, Ricardo Mejía Berdeja se aseguró de destruir toda posibilidad de conciliar y aprovechó la tribuna para echar más gasolina al fuego.

Mejía Berdeja no ignora la trascendencia de lo que está ocurriendo y lo dimensiona justamente como un asunto de seguridad nacional, pero en un rol inexplicable para un subsecretario de Seguridad, interviene como reventador político de la más baja estofa y endilga acusaciones contra los actores involucrados buscando descalificarlos.

Pero ayer mismo le respondieron a Mejía Berdeja y lo pusieron en evidencia. El diputado panista Jesús Valenciano, al que Mejía acusó de ser familiar de productores de cebolla que según él acaparan el agua en Chihuahua –aunque admite que tienen los permisos correspondientes– salió a explicar cuál es realmente su relación con un miembro de esa familia.

Resulta que Valenciano, quien por cierto al igual que Mejía tiene raíces familiares en Torreón, lleva amistad con una pariente de los cebolleros, y en redes sociales en tono cordial le llama tía, pero no existe realmente vínculo familiar alguno.

La explicación deja en evidencia los alcances del subsecretario de Seguridad del gobierno de la República. Su investigación es en redes sociales, y a partir de lo que ahí se publica construye historias, conjeturas y acusaciones.

Lo más preocupante es que precisamente esas actitudes perfilan efectivamente a Mejía Berdeja como un prospecto para asumir la Secretaría de Seguridad si Alfonso Durazo se va como candidato al gobierno de Sonora.

A nivel nacional se maneja una terna de prospectos, destaca Omar García Harfuch, actual secretario de Seguridad en la Ciudad de México y uno de los funcionarios policiales mejor preparados en el país, es tan idóneo para el cargo que ya podemos apostar que no lo obtendrá, este gobierno funciona al revés.

Se incluye también a Manuel Espino, que alguna experiencia tuvo ya en corporaciones en Ciudad Juárez, tiene estudios en seguridad y coordina actualmente el Servicio de Protección Federal, el cuerpo que se encarga de la custodia en edificios oficiales.

Y el tercero es Mejía Berdeja, que con sus modos de fajador de callejón no batallará en conseguir el visto bueno presidencial. El actuar irracional de este gobierno apunta a que podrían tomar una decisión así de ilógica.

Ojalá y el lagunero no se pierda en la ambición y recapacite, asumir la Secretaría de Seguridad podría en riesgo su vida y al país mismo, a los grupos delictivos no los va a poder combatir con grillas.

En la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte de la Cámara de Diputados se abrió espacio en una sesión virtual a Irene Spigno, de la Academia de Derechos Humanos, y a Luis Efrén Ríos para hablar de modelo que en Saltillo impulsó la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados –ACNUR– constituyéndose en la primera ciudad solidaria que genera condiciones de inclusión para los migrantes.

Se expuso el modelo, y participó también el representante de ACNUR en México, con la idea de que los legisladores de esta Comisión, que preside Rubén Moreira, contribuyan a replicarlo en otras ciudades del país.

El propósito es bueno, no cabe duda. Pero lo que deja mucho que desear es la actitud de Rubén Moreira, quien sin ruborizarse aseguró en la sesión que el modelo nació en la UAdeC y se concretó con apoyo del gobierno estatal.

El representante de ACNUR, Mark Manly, finalmente es un funcionario diplomático y ya mejor no aclaró que realmente fue bajo el gobierno municipal de Isidro López Villarreal que en agosto de 2016 se inició con este programa piloto en Saltillo.

Pero claro que no puede haber el más mínimo reconocimiento de Rubén para Isidro, pero en los archivos de la ACNUR están los antecedentes al respecto.

En medios nacionales se dijo este viernes que a querer y no, pero Morena ya accedió a que los gobernadores de la Alianza Federalista puedan plantear ante las comisiones de Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados sus observaciones al proyecto de Presupuesto de Egresos del 2021.
Tras el encuentro de los gobernadores el miércoles con el resto de los grupos parlamentarios se consiguió este espacio, aunque desde luego hubo resistencia en los diputados afines a la Cuarta Transformación.
Veremos qué logran.

edelapena@infonor.com.mx

Mostrar más

Más notas

Back to top button