Internacional

TRAS ESCÁNDALO
Contrataca el cardenal despedido por Vaticano

En un fraude financiero que derribó al cardenal Angelo Becciu

El escándalo financiero que derribó al cardenal Angelo Becciu, uno de los funcionarios más poderosos del Vaticano, aumentó el viernes con pruebas de que envió cientos de miles de euros de fondos del Vaticano y de la Iglesia italiana a una organización benéfica controlada por su hermano, pero Becciu negó haber hecho algo malo, mucho menos de carácter penal.

Durante una conferencia de prensa, un día después de que el papa Francisco lo despidiera y le quitara sus derechos y privilegios como cardenal, Becciu dijo que su salida fue “surrealista”, pero que tenía la conciencia limpia.

Nuevas declaraciones

Becciu dijo que Francisco le pidió que renunciara como prefecto de la Congregación para las Causas de Santos del Vaticano durante una reunión “problemática” de 20 minutos el jueves por la noche, en la que el Papa dijo que “ya no confiaba en mí”.

El clérigo había acudido a la residencia papal para una reunión programada previamente a fin de analizar posibles candidatos a la canonización —ser declarados santos—, cuando el pontífice le dijo que había documentos de la policía financiera italiana que alegaban que él había malversado 100,000 euros de dinero de la Santa Sede.

El nombre del cardenal surgió en un escándalo financiero que tiene que ver con inversiones de la Santa Sede en una empresa inmobiliaria de Londres, pero Becciu dijo que el problema que derivó en su destitución fue la acusación de malversación, que fue reportada por primera vez por la revista de noticias L’Espresso en extractos publicados el viernes. El escándalo financiero le ha costado a la Santa Sede millones de dólares en pagos a intermediarios.

Mostrar más

Más notas

Back to top button