MiscelaneaSociales

Cinco desayunos con pocos ingredientes

A veces desayunar puede ser complicado porque no siempre hay tiempo para preparar algún alimento nutritivo y rico. La prisa por llegar a la escuela o al trabajo impide detenerse a hacer el desayuno.

Debido a esto, aprender a preparar desayunos fáciles y rápidos es necesario para cualquier persona, principalmente porque esta parte del día es necesaria para poder realizar las actividades que se tienen programadas en la jornada.

A continuación te proponemos cinco desayunos fáciles y rápidos que se pueden preparar con pocos ingredientes y en poco tiempo para que sean degustados con calma y no se te haga tarde, no tengas que sacrificar el tiempo productivo en la escuela o la oficina, ni la comida más importante del día.

Huevo con queso y chiles

Los ingredientes necesarios para preparar este desayuno son cuatro jitomates, un chile ancho sin venas ni semillas, media cebolla picada, cuatro cucharadas de aceite, un diente de ajo, seis huevos, 250 gramos de queso Cotija desmoronado, sal al gusto y frijoles para acompañar.

Lo primero que debes hacer es asar los jitomates en un sartén a fuego medio-alto. Es necesario voltearlos cuando la piel se está quemando hasta que queden suaves, mientras los jitomates se asan, fríe el chile con una cucharada de aceite.

Posteriormente licúa los jitomates, el chile frito y el ajo para lograr una salsa.

Fríe con aceite la cebolla picada hasta que esté transparente, añádele la salsa, y sazona. Baja la flama y deja que la mezcla hierva.

Para terminar, bate los huevos y mézclalos con el queso Cotija. Vierte la mezcla en un sartén de teflón con aceite previamente calentado. Cuando estén cuajados los huevos, deposítalos en donde tengas la salsa y espera tres minutos para servir con frijoles y queso para acompañar.

Esta receta es una rápida solución al hambre en las mañanas, ya que no solo sirve para dejar de pensar en comer por un buen rato, sino que su carga energética también ayuda a que se realicen las actividades pendientes de forma eficaz.

Necesitas un vaso de leche, una cucharada de miel, la fruta que quieras consumir y cuatro cucharadas de avena. Pon a calentar la leche a fuego medio, y cuando esté a punto de hervir coloca la avena y tapa. Deja cocinar durante diez minutos y sirve con la miel y la fruta picada.

Tostadas de aguacate y huevo

Foto Pixabay

Esta receta es sencilla, ya que solo se necesita un aguacate, dos huevos y dos tostadas que se pueden sustituir por dos panes integrales previamente calentados con aceite de Oliva en un sartén.

Pon a cocer los huevos y reservarlos.

Después simplemente coloca sobre cada una de las tostadas o sobre los panes integrales con aceite de oliva dos pedazos de aguacate, y cuando sirvas en el plato, pon encima los huevos cocidos o duros. Disfruta de un desayuno sencillo y muy saludable.

Huevos duros o cocidos

Si los tiempos que se tienen para preparar el desayuno son muy apretados, los huevos cocidos o duros son una buena opción. Para prepararlos, necesitas una olla pequeña con tapa, la cual debes llenar casi en su totalidad con agua. Coloca en ella los huevos que vas a consumir.

Pon a calentar la olla con el agua y los huevos, y espera hasta que el agua hierva. Cuando esto suceda, espera unos 10 minutos y saca los huevos del recipiente. Quítales la cáscara para servirlos acompañados con frijoles o lechuga.

Esta receta es para tener un desayuno fácil sin tener que utilizar la estufa, condimentos o aceite. Simplemente se necesita una taza o un plato con yogurt -las porciones se eligen a tu gusto-. Añade la fruta o frutas picadas junto con las semillas de chía para solo mezclar y poder disfrutar una preparación sencilla y llena de energía.

Foto Pixabay
Mostrar más

Más notas

Te puede interesar
Close
Back to top button