Editoriales

A paso veloz

LUEGO DE que el gobernador MIGUEL RIQUELME anunció la semana pasada el retorno a clases de manera semipresencial, quienes ya pidieron el permiso de manera formal ante la Secretaría de Educación fueron los propietarios de colegios particulares y algunas escuelas del sector público.

EN ESTE sector se apresuran los directivos para instalar todas las medidas de seguridad sanitaria y garantizar el menor índice de contagios por coronavirus, protegiendo no sólo a los estudiantes, sino también a su propia plantilla laboral y administrativa.

DE INICIO, el próximo lunes serán 100 los planteles en toda la entidad los que abran sus puertas a sus alumnos bajo esta nueva modalidad, pero eso sí, para la tranquilidad de algún padre de familia que pudiera sentirse incómodo, o inseguro ante la posibilidad de contagio para sus hijos, entérese de que el requisito que ha impuesto la Secretaría de Educación a dichos colegios y escuelas, es mantener en línea el sistema de impartición de clases.

LO CIERTO es, entonces, que serán los padres de familia quienes tengan la última palabra y decidan si se arriesgan a que sus hijos, y los compañeros de sus hijos, en verdad atiendan todas las medidas sanitarias para evitar en lo posible llevar un riesgo de contagio a sus casas.

NO QUIEREN REGRESAR

COMO EN todo, siempre hay quienes tienen otro punto de vista, y en el retorno a clases no todo es felicidad, pues ya trascendió en los pasillos del Palacio Rosa que los maestros sindicalizados adheridos al SNTE se niegan a regresar a las aulas, pues advierten que existe todavía un alto riesgo de contagio, el cual no están dispuestos a asumir, mucho menos ahora que presuntamente les van a hacer firmar un documento en el cual exentarán al patrón de cualquier situación que incida en su salud, tal como lo hicieron hace algunas semanas a nivel federal con el personal que trabaja al interior del ISSSTE

EN TEORÍA NO LE CORRESPONDE

CUANDO DOS partes en conflicto no logran ponerse de acuerdo, la alternativa de una solución es la intervención de un tercero, que en el caso de una sociedad organizada es un juez quien decide a quién le asiste la razón.

TAL PARECE que esa es la ruta que van a seguir los gobernadores de la Alianza Federalista, entre ellos el de Coahuila, MIGUEL RIQUELME, pues a pesar de estar dispuestos al diálogo y debate, el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR no cede, y tajante dice que no habrá cambios en el proyecto de Presupuesto de Egresos para el próximo año.

EN TEORÍA, ya no le corresponde al presidente decidir sobre la forma en que se aprobará el Presupuesto de Egresos Federal 2021, pues se trata de una facultad del Congreso de la Unión, pero como la mayoría de los miembros del Poder Legislativo milita en Morena, lo más seguro es que no haya cambios significativos al documento que recibieron de AMLO.

ES POR eso que RIQUELME dice que la Alianza Federalista irá hasta las últimas consecuencias, lo que se resume a que acudirán ante los tribunales para exponer la forma en que la Federación transfirió a los estados responsabilidades, pero sin el respaldo presupuestal, y con base en ello reclamar un mejor presupuesto para el ejercicio 2021.

NO HAY que pasar por alto que el proyecto de presupuesto lleva en ceros algunos rubros, como el de seguridad y el del fondo metropolitano, pero los gobernadores ya saben que es un anzuelo, porque de la noche a la mañana van a encontrar recursos para asignarlos y tratar de conformarlos.

BALANCE DE BACHES

PARA ANALIZAR los avances de la repavimentación de las arterias del Parque Industrial Saltillo-Ramos Arizpe, hoy mejor conocido como Pideco, los industriales que ahí tienen sus unidades productivas se van a reunir con el alcalde CHEMA MORALES.

EL OBJETIVO es que entre la iniciativa privada y el presidente municipal pueda darse una retroalimentación que permita analizar el avance en la solución al problema de la gran cantidad de baches que existe en las vialidades del parque industrial.

ESTO SE debe a que hasta el momento el avance no ha tenido la celeridad deseable y hay arterias en las cuales con los días de lluvia, se acentúa el deterioro.

OTRO QUE OLVIDA AL CAMPO

A PESAR de que el municipio de General Cepeda es eminentemente rural, tal parece que a su alcalde, JUAN SALAS, se le olvidó el compromiso con su gente.

QUIZÁ SE encuentre agobiado por los duros momentos que ha tocado vivir a los municipios de Coahuila por el abandono del gobierno federal, pero eso no le exime de la responsabilidad que tiene de atender las necesidades que existen en comunidades rurales como Las Cuatas, lo cual no ha hecho y a donde por cierto ni siquiera se ha vuelto a parar, dicen los campesinos, para que vea las tristes condiciones en que se encuentran sus viviendas.

Mostrar más

Más notas

Back to top button