Internacional

Patrullan indígenas armados las reservas

Poco después del amanecer, indígenas de la tribu tembé empezaron a prepararse para los importantes días que se avecinaban. Bailaron, cantaron y lucieron camisetas negras antes de internarse en motos en la selva amazónica brasileña.

Se consideran “guardianes de la selva” y se fijaron la misión de encontrar y expulsar a los mineros y taladores que operan ilegalmente en su territorio en la parte oriental del este del estado de Pará. Llevan siempre camisetas negras con el nombre del grupo, Ka’Azar, que quiere decir “dueños de la selva”.

Pelea ancestral

“Por mucho tiempo, desde que nací, escucho a mi padre y a los mayores hablar de la necesidad de sacar a los taladores de nuestras tierras”, dijo Ronaldo Tembé, de 21 años y miembro de una patrulla de 40 indígenas. “Tratamos de combatir la deforestación en nuestra reserva, que es cada vez más precaria”.

Los tembé empezaron estas patrullas el año pasado, en que las crecientes invasiones de sus territorios y la pasividad del gobierno de Jair Bolsonaro los empujaron a tomar medidas. Suspendidos durante la pandemia, los patrullajes fueron reanudados la semana pasada.

“Creamos los guardianes, gente joven que puede vigilar la tierra, para que detecten dónde están las invasiones y los taladores ilegales”, dijo el anciano Sérgio Tembé, quien sostuvo que el firme apoyo de Bolsonaro al desarrollo de la Amazonía alentó estas actividades ilegales.

Mostrar más

Más notas

Back to top button