Sociales

Ha realizado importantes descubrimientos con su equipo
Belinda Espinosa  y sus hallazgos en Paleontología

Labora en la Escuela Normal de Coahuila

Belinda Espinoza Chávez paleontóloga del Museo de Paleontología de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila, participó junto a otros científicos en el descubrimiento de restos de un nuevo género y especie de dinosaurio terópodo perteneciente familia Deinocheiridae, Paraxenisaurs normalensis, cuya especie fue nombrada en honor a la Benemérita Escuela Normal de Coahuila.

Plenamente satisfecha de su labor profesional nos comparte: “Este amor a los restos fósiles se lo debo a mis padres, Luis Espinosa Moncada un hombre aventurero por demás, amante de la naturaleza y la cultura, y mi madre Alicia Chávez Villanueva una mujer culta, elegante y trabajadora, que, a pesar de tener una personalidad muy distinta, encontraron en los restos fósiles un punto de encuentro.

SUS INICIOS

“Mi primer encuentro con los restos de un dinosaurio, fue un domingo, en un predio del municipio de General Cepeda, mientras caminaba junto a mis padres, de repente los tres vimos algo grande y redondeado aflorando en el campo, mis padres sin decir nada y yo gritando “miren una pelota” nos encaminamos al sitio y vimos que se trataba de la cabeza femoral de un dinosaurio. Ya cerca mi padre me platicó sobre anatomía y logré entender que eso era parte de una pierna de un dinosaurio… De ahí a la fecha, sigo emocionándome igual que la primera vez, cuando localizamos en campo algún resto de estos impresionantes seres llamados “Dinosaurios”, nos comparte emocionada.

“Mi niñez siempre estuvo rodeada de fósiles. Algo muy importante de esa bella etapa fue que el amonite gigante (animal marino de la familia de los pulpos y calamares actuales, con concha en forma de espiral que protegía su cuerpo) que se exhibe en la entrada al pabellón 1 del Museo del Desierto, por años y años estuvo en ¡la sala de mi casa!. Mi papá Luis Espinosa, lo encontró y trajó para asombro de amigos y familiares, y posteriormente lo dio en comodato al Mude para ser junto con otros importantes ejemplares de fósiles, exhibido y admirado por todos sus visitantes”.

YOLANDA DE LEÓN, MI GRAN COMPAÑERA

“En los 90´s, tuve la fortuna de reencontrarme con Yolanda de León, hija de el gran maestro y naturalista Emilio de León, y hermana de mi amigo y compañero maestro Claudio de León; ella me enseñó a visualizar un sin número de fósiles de talla pequeña; juntas recorrimos caminos, brechas, laderas y cerros, con lluvia, con calor, registrando gran cantidad de localidades con restos fósiles. En estos recorridos localizamos los restos bastante bien preservados de un dinosaurio de la familia de los hadrosaurio. Yolanda, Claudio y yo logramos el rescate, con la colaboración de alumnos en aquellos momentos de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila.

La entrevistada narra que con el trabajo en equipo se logró excavar, preparar y montar el Primer Dinosaurio de Coahuila para Coahuila; anteriormente se había descubierto un dinosaurio en el municipio de Parras de la Fuente, el cual fue llevado a la Ciudad de México. Así que este dinosaurio fue el primero exhibido en un museo en Coahuila, en el Museo de Paleontología de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila, y ahí permanece hasta la fecha.

PALEONTÓLOGA CON ESTUDIOS

Gracias a que en años posteriores nació la Licenciatura en Paleontología en una universidad privada de Monterrey, Belinda vio cristalizado su sueño de poder de manera formal desarrollar esta apasionante carrera, como única graduada de la primera generación obtuvo su título con mención honorífica en el año 2010.

Investigaciones y proyectos

“Desde el año 2000 en mi labor en la paleontología y con el Museo de Paleontologia de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila y la colaboración de distintos investigadores entre ellos me permito resaltar el gran trabajo de Claudia Serrano Brañas, Francisco Javier Vega Vera de la UNAM, Conrad Labanderia y de Gussie Maccraken, estos últimos del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian, USA y el Maestro Claudio de León Dávila, entre otros, hemos desarrollado diversas investigaciones sobre fósiles pertenecientes al periodo cretácico; cuyos resultados se han publicado en alrededor de 15 artículos científicos en revistas arbitradas”, comenta.

Mamá y paleontóloga

“Ser hija de un paleontólogo es algo complicado a veces y… más cuando lo es la mamá. Mi hija Renata ahora de 14 años, ha pasado toda su vida en salidas a campo en busca de restos fósiles, su primera salida fue a los 15 días de nacida, y de ahí a la fecha le ha tocado estar siempre acompañándome en todas las aventuras, que van desde largas caminatas, sacar los vehículos atascados del lodo hasta ser parte de los mayores descubrimientos. Mi agradecimiento infinito a Dios y a ella por compartir estas experiencias.

Tal como lo dijo:

Expreso un gracias a toda mi familia, a Jesús y a mis seres queridos que siempre me han apoyado en esto que nosotros llamamos “mal de la piedra”

Belinda Espinoza Chávez

A pocos meses de edad, cada fin de semana, a pesar del frío, del calor, lluvia, con mis padres salíamos al campo, recorríamos caminos y brechas, en busca de esas evidencias de la vida del pasado conservada en las rocas”.

Belinda Espinoza Chávez
Mostrar más

Más notas

Back to top button
Close