Editoriales

Índice – Por Eduardo J. De La Peña

A cien días de iniciada la contingencia sanitaria, Transparencia Mexicana hizo una nueva evaluación del acceso a la información pública referido a esta circunstancia en las diferentes entidades de la República, y en su informe dejan bien parado a Coahuila.

Se enfocan en diez aspectos, la información sobre la emergencia sanitaria; los efectos económicos y sociales; la rendición de cuentas sobre las acciones emprendidas; la transparencia presupuestaria; la transparencia en las contrataciones y adquisiciones; la transparencia en el otorgamiento de créditos; la deuda pública adquirida; la fiscalización de los Congresos; el acceso a la justicia y la transparencia judicial.

En general, el organismo advierte que prevalece la opacidad, pero en diferentes rubros ubican a Coahuila entre los estados que destacan positivamente.

Coahuila está entre las entidades que sí transparentan sus contrataciones; igualmente entre los únicos nueve que facilitan información de la bolsa disponible en créditos para empresas y productores.

Junto a Sonora, ubican a Coahuila como los únicos dos estados en los que sus Congresos han activado una comisión de vigilancia.

Y se mantiene nuestra entidad como la única en que se ha dado el paso de hacer públicas las audiencias penales por medios digitales.

De que quedan áreas de oportunidad en materia de transparencia no hay duda, pero al menos de acuerdo con estos organismos que hacen una evaluación homologada a nivel nacional se deja ver el esfuerzo que Coahuila está haciendo en la materia.

Hace veinte años, cuando Fernando de las Fuentes Hernández consiguió ser por primera ocasión candidato a diputado local, un empresario le dijo “trabajas como la humedad, nadie nota cómo avanzas, y cuando se dan cuenta ya estás en todas partes”.

La descripción del empresario era atinada, y se confirmó unos años después cuando De las Fuentes fue postulado por primera ocasión como candidato a alcalde de Saltillo. No era la carta favorita del gobernador en turno, se lo dijeron y le informaron el nombre de la opción que se estaba considerando en su lugar, su respuesta fue “muy bien, pero que me gane en una elección interna”.

De las Fuentes aparentemente hacía poca presencia en Saltillo como diputado federal, pero por tres años cada fin de semana, sin publicitarlo, se reunía con dirigentes de colonias. Tenazmente construyó su estructura, circunstancia, candidatura y triunfo.

Pues bien, la humedad sigue avanzando.

Jugada que te funciona hay que repetirla, dicen que es una máxima en el futbol americano, y es lo que está haciendo Fernando. Sin mucho ruido ni reflectores, pero ahí anda constante recorriendo colonias y ejidos, con todo y la contingencia sanitaria.

La pregunta es para cuál proyecto trabaja ahora De las Fuentes, ¿está construyendo su posibilidad de reelección, o acaso quiere ir por la revancha y buscar nuevamente la alcaldía?

Por ahora se le ve en muy buena relación con otros actores de su partido que son prospectos para esas candidaturas, el alcalde Manolo Jiménez, que es una carta fuerte para las diputaciones federales, y Jaime Bueno, que se mantiene como opción para la Presidencia Municipal.

No está claro hacia dónde va Fernando de las Fuentes, pero así como repite su estrategia de la presencia constante y discreta, también vuelve a caer en errores que ya en el pasado a él y a su partido le costaron caros, como concentrarse exclusivamente en lo que hoy llaman las estructuras y perder contacto con otros grupos y actores de la población.

La circunstancia que vive el país mantiene en la incertidumbre a empresarios y profesionistas, hay un consenso en que estamos mal, que el futuro se ve desalentador, pero hay poca claridad sobre el cómo cambiar el rumbo y tomar una mejor ruta.

Hay ahí una oportunidad para que surjan nuevos liderazgos o se fortalezcan otros que en el pasado sufrieron desgaste, pero en este caso no se atreven siquiera a intentarlo.

Con el modelo clientelar que ha refinado la cuarta transformación, tratar de ganar las elecciones exclusivamente con estructuras que cada día serán más costosas es tomar una ruta de alto riesgo, cuando hay un gran porcentaje de ciudadanos que hoy no están decantados ni comprometidos con un partido, pero que están preocupados de lo que está ocurriendo y entienden que no pueden seguir sin participar, de entrada votando.

A los que aspiran a las candidaturas les resulta bastante fácil salir a regalar despensas o paquetes sanitarios, pero parece que a ninguno se le dan las propuestas y las respuestas para superar la grave realidad del país y no se ocupan de establecer diálogo con quienes están buscando ideas, alternativas, opciones.

edelapena@infonor.com.mx

Mostrar más

Más notas

Back to top button
Close