Coronavirus

Un sacerdote de Maryland
El virus no lo detiene, los confiesa desde sus autos

Pasa hasta una hora en su actividad

Un sacerdote del estado de Maryland (EE.UU.) ha decidido ayudar a sus feligreses a confesarse, pese al coronavirus.

Un sacerdote del estado de Maryland (EE.UU.) ha decidido ayudar a sus feligreses a confesarse, pese al coronavirus, y ha puesto en marcha un sistema para que los fieles puedan arrepentirse de sus pecados desde el automóvil, imitando así las ventanillas de muchos restaurantes de comida rápida, como McDonald’s.

El religioso Scott Holmer se sienta desde esta semana en el aparcamiento de su parroquia en la ciudad de Bowie, con los ojos tapados para preservar la intimidad de los fieles, y desde allí escucha las confesiones a bordo de sus vehículos.

El padre Holmer, al frente de la parroquia de San Eduardo El Confesor, tuvo esta ingeniosa idea cuando se vio obligado a cancelar la celebración de una misa apenas 10 minutos antes de su inicio, debido a las medidas de seguridad para protegerse contra la pandemia del COVID-19.

“Es muy difícil para un sacerdote no ser capaz de impartir el santísimo sacramento de la Eucaristía, por lo que pensé cómo hacerlo”, explicó.

En ocasiones se pasa hasta una hora escuchando a las personas que buscan el perdón en esta época.

Mostrar más

Más notas

Back to top button
Close