Sociales

Comparte Jericó Muñiz su estancia en Bratislava

Finalizó sus estudios en el Tec de Monterrey

Arturo Jericó Muñiz Mata vivió la pandemia mundial relacionada al COVID-19 desde una perspectiva diferente, durante su primera experiencia en el extranjero en Bratislava.

Arturo es un joven carismático, energético, proactivo, sociable y también un líder que siempre busca nuevos retos para aprender y crecer en diferentes aspectos de la vida, finalizó el octavo semestre de la carrera Licenciado en Negocios Internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) Campus Saltillo.

Arturo inició este semestre por un intercambio académico en Eslovaquia donde le tocó vivir solo en un país al otro lado del mundo, la contingencia del Covid-19.

“La experiencia desde que inicié con esta grandiosa idea de aplicar para un Programa Internacional hasta el momento en el que regresé a México, fue muy emocionante. La puedo describir como la mejor y la más retadora prueba de mi vida hasta este momento”, agrega.

Arturo fue uno de los cinco estudiantes asignados a vivir esta experiencia internacional para cursar su octavo semestre en la Universidad de Economía de Bratislava, en la capital de Eslovaquia.

FABULOSAS EXPERIENCIAS

“Estando en Bratislava me enfrenté a demasiadas aventuras y experiencias nuevas, tales como aprender lo básico de otros idiomas como italiano, francés, alemán y obviamente eslovaco; viajar solo a lugares desconocidos, sin saber ni conocer nada; convivir con personas con diferentes historias, culturas y costumbres; viajar en tren, ver paisajes completamente nevados, y aunque suene raro ¡hasta conseguir trabajo!”, reconoce Arturo.

Arturo Jericó comenta que afortunadamente antes de que se declarara la cuarentena en Eslovaquia, con los compañeros del programa ERASMUS en Bratislava, pudo visitar dos ciudades europeas: Viena y Praga, que lo conquistaron por sus hermosos paisajes, increíble arquitectura y la gastronomía tan peculiar.

LA CUARENTENA DEL COVID-19

“Mi experiencia como alumno y como extranjero, hasta ese momento había sido ¡perfecta!… Pero como sabemos se empezó a esparcir el virus por el mundo. Recuerdo muy bien, fue el primer fin de semana de marzo cuando recibimos vía e-mail, indicaciones del departamento de alumnos extranjeros sobre las medidas de seguridad que estaban por implementar en el país y a lo que nos enfrentábamos como sociedad. Desde ahí como estudiantes, sólo podíamos esperar lo peor… y así fue”, comenta Arturo Jericó.

Se suspendieron las clases, cerraron fronteras y cancelaron los viajes, además de seguir al pie de la letra, las medidas de seguridad impuestas. “Todo parecía una película de ciencia ficción ¡pero no lo era

MONTAÑA RUSA DE EMOCIONES

“Esta travesía ha sido una montaña rusa de emociones; no puedo estar más feliz de haber vivido algo histórico de la manera en la que me tocó. Sé que esta experiencia internacional propiciará que mi perfil profesional sea más llamativo y todo lo que involucra académicamente, señala.

Para finalizar Jerico comenta: “Me gustaría agradecer infinitamente a mis padres, mi familia, a mi mejor amiga Karina Rodríguez, a Valeria Canales y a Alilia García por estar y apoyarme cuando más lo necesité.

El miedo

“Seré honesto, fueron semanas muy estresantes y llenas de incertidumbre. Los retos más grandes que enfrenté fueron: adaptarme a la situación: estar solo, lejos de mi familia, el complicado tema de los vuelos de regreso a México, explica”.

“Desafortunadamente las condiciones tanto sociales como económicas, no se dieron como esperaba; después de dos meses estando en Bratislava, mi experiencia internacional terminó”, nos comenta. Jericó tuvo que tomar sus maletas y regresar a México, “afortunadamente todo se acomodó y pude regresar sano y salvo con mi familia. Aunque por obvias razones, tuve que estar asilado por completo durante 15 días antes de poder estar con mis familiares”, nos comparte Jericó.

TAL COMO LO DIJO:

“Lo único que puedo decir es que me siento muy feliz de haber vivido todo esto porque aprendí demasiado de mí como estudiante, como hijo, y sobre todo como ser humano”.

Arturo Jericó
Mostrar más

Más notas

Back to top button
Close