Sociales

Cómo hacer que los elotes queden suaves

El maíz es nutritivo y versátil. Además de ser rico en vitaminas y minerales, se puede comer como tortilla, sopes, totopos, pozole o en una de sus variantes más naturales: los elotes.

Ya sea preparado con limón, sal y chile en polvo o con mayonesa y queso encima, este antojito se disfruta a lo largo y ancho del país.

Foto. Pixabay

Si tienes ganas de unos elotes suaves durante esta cuarentena, prueba los siguientes consejos para ablandar sus granos.

De acuerdo con el Diccionario enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, la manera tradicional de ablandar los granos de elote es con ayuda del tequesquite. Esta sal mineral se añade al agua donde se cuece el maíz para darle un color amarillo y una textura suave.

Otra técnica popular para ablandar el elote durante la cocción es añadir bicarbonato de sodio y ramas de pericón, una planta de pequeñas flores amarillas, cuyo sabor y aroma recuerda al anís. Puedes encontrar este ingrediente en los mercados locales.

El procedimiento para ambos productos es el mismo. Debes poner en una  olla en la estufa, los elotes y agregar agua suficiente para cubrirlos. Añade el tequesquite o el pericón (nunca los dos) y déjalos hervir por más o menos 20 minutos. Los granos de elote quedarán firmes por fuera y suaves por dentro. En caso de que el agua se consuma, añade más.

Otra manera de ablandar los elotes es no quitarles las hojas antes de la cocción. Naranja Verde sugiere pelar el maíz hasta que los granos se comiencen a transparentar a través de las hojas. Posteriormente quita los pelitos del elote, sin desprender las hojas restantes.

Pon los elotes en una olla con agua hasta que queden semicubiertos. Tapa la olla y mantenla a fuego alto hasta que comiencen a hervir. Una vez que el agua esté hirviendo, baja la temperatura a nivel medio y déjalos cocer durante media hora.

Cinco minutos antes de apagar el fuego, agrega dos cucharadas de sal para darles más sabor. Cuando haya pasado el tiempo, apaga el fuego y deja que los elotes reposen en el agua caliente para que queden tiernos.

También puedes cubrir la olla con hojas de maíz sueltas y lavadas para conservar el calor y que los granos queden más suaves.

En caso de que no consigas elotes con hojas, agrega ramitas de epazote. Si prefieres los elotes dulces, añade un toque de azúcar al agua.

Y listo, con estas sencillas técnicas obtendrás unos elotes suaves y llenos de sabor. Puedes desgranarlos e incorporar los granos a tus comidas, comerlos como esquites o enteros con los ingredientes de tu prefieras.

Mostrar más

Más notas

Te puede interesar
Close
Back to top button
Close